Información general

Tarragona es una ciudad que se localiza en la zona sur de Cataluña. Es capital de la provincia del mismo nombre. Ésta es bañada por las aguas del Mediterráneo. Ciudad con una larga tradición histórica cultural, es destino de muchos turistas, tanto por sus playas de aguas cálidas como por su patrimonio artístico.

Historia

La historia conocida de esta ciudad comienza con las guerras púnicas. Publio y Cneo Escipión se apoderaron de ella en 218 a. J.C., y, después de fortificarla, la convirtieron en base de operaciones y cuartel de invierno del ejército romano. Capital de la Citerior, se convirtió en una bella y próspera ciudad. En el s. V fue víctima de las invasiones de los pueblos germánicos; sus murallas fueron destruidas, y se inició un período de decadencia, hasta su conquista por Eurico en 475. Los musulmanes se apoderaron de ella en 714; la ciudad conoció otro periodo de prosperidad en tiempos del emirato y califato de Córdoba.

En 1372, Pedro el Ceremonioso eximió a su puerto de pago de derechos por el desembarco de mercancías, y en 1374 intentó abolir el señorío episcopal, sin conseguirlo. Los Reyes Católicos confirmaron todos los privilegios de la ciudad y obligaron a los comerciantes de los pueblos vecinos a comerciar por su puerto, a lo que se negaron.

En 1789 se autorizó la construcción de un nuevo puerto, proyecto de Ruiz de Apodaca, ampliado en el s. XIX por Smith. En 1802 se habilitó el puerto para el comercio con América. En 1811, el general Suchet conquistó la ciudad, después de fuerte resistencia. A partir de la segunda mitad del s. XIX alcanzó gran auge, por la reactivación de las obras del puerto y la reanudación de la actividad mercantil. A partir de 1960 junto a la actividad portuaria, apareció un conjunto de industrias modernas, químicas en particular.

 

Museos y Monumentos de Tarragona

Museo Nacional Arqueológico: Las piezas expuestas ilustran el proceso de romanización de la península Ibérica. Este museo, creado en el siglo XIX, es el más antiguo de Cataluña en su especialidad. La mayoría de sus fondos han sido recuperados en los últimos 150 años. Así, en sus salas hay numerosos restos de esculturas, mosaicos, arquitectura, cerámicas, utensilios domésticos y militares, ánforas, vestidos, objetos funerarios, monedas…

Catedral de Tarragona: Su construcción se comenzó en 1184 sobre los restos de una antigua basílica cristiana. Es de estilo románico de transición al gótico. Tiene planta de cruz latina, con tres naves y crucero acentuado sobre el que se alza la cúpula octogonal.

Anfiteatro Romano: Construido en el siglo II d.C., el anfiteatro fue el escenario de espectáculos populares, como las luchas entre gladiadores. En la parte central del anfiteatro se conservan los restos de la planta de una basílica visigótica (siglo VI) y los de una iglesia románico-gótica del siglo XII.

Circo Romano: El circo fue construido a finales del siglo I d. C., posiblemente en tiempos del emperador Domiciano. El edificio estaba dedicado a la celebración de espectáculos, como las carreras de cuadrigas. Estuvo cumpliendo la misma función hasta el siglo V.

Necrópolis Romana y Paleocristiana: La necrópolis fue el lugar de enterramiento utilizado por la ciudad desde la época romana hasta el siglo VII. La mayor parte de estos hallazgos se pueden contemplar en el Museo Arqueológico de Tarragona.

Paseo arqueológico: De las antiguas murallas romanas se conservan varios tramos y tres torres. Fueron construidas entre finales del siglo III y principios del siglo II a. C. De la antigua configuración solamente queda en pie la zona de la parte alta.

Booking.com