El País Vasco (Euskadi) es una comunidad autónoma de pequeño tamaño pero de gran importancia cultural y social. Sus verdes paisajes montañosos entre los ríos de la cuenca cantábrica ofrecen un clima atlántico con abundante lluvia y temperaturas moderadas. La particular historia de esta tierra ha conformado el singularismo de la cultura vasca, representado en un lenguaje propio prerrománico, el euskera, que no tiene conexiones con cualquier otro en el continente.

 

 

La región aún conserva auténticos paraísos naturales como la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, en el entorno de la ría de Guernica. El País Vasco cuenta con 200 km. de costa y numerosas playas para la práctica del surf. Zarauz y Mundaka destacan por la perfección de sus olas, y cada año reciben numerosos visitantes procedentes de todo el mundo. El bosque animado de Ibarrola es otro paraje natural, en este caso convertido en obra de arte con cientos de pinos componiendo un lienzo natural.

Durante la Edad Media, esta tierra fue ruta de paso del Camino de Santiago, lo que le proporcionó un gran esplendor cultural y monumental. El pueblo de Guernica es un símbolo de los vascos y es mundialmente conocida debido al bombardeo que sufrió en 1937 durante la guerra civil española, que se inmortalizó en el cuadro de Pablo Picasso “Guernica”.

Vitoria es la capital vasca, una moderna ciudad llena de zonas verdes donde se encuentra el museo de Bellas Artes, que exhibe una colección de naipes considerada como una de las más importantes del mundo.

Bilbao tiene en estos últimos años un gran nombre dentro de los circuitos culturales debido a su espectacular museo Guggenheim Bilbao. Pero además, la ciudad cuenta con otros interesantes museos como el Bellas Artes, Museo de Reproducciones Artísticas, Museo Taurino y el Museo Diocesano de Arte Sacro.

 

 

San Sebastián es la ciudad vasca del turismo. Señorial y elegante, se abre a la bahía de la Concha y ofrece a lo largo del año acontecimientos culturales de primer orden como el Festival internacional de cine y el de jazz.

Viajar a través de la región conlleva atravesar diversos puertos de montaña con un paisaje impresionante. Practicar en estos parajes el senderismo, las rutas a caballo o diversos deportes de montaña es uno de los atractivos de esa tierra. El País Vasco posee también un folklore muy peculiar, que se manifiesta en sus fiestas populares, así como en sus deportes totalmente autóctonos, como el de la Pelota Vasca. Los deportes autóctonos constituyen un testimonio etnográfico de primer orden sobre la singularidad de la cultura vasca. La mayoría de estos están relacionados con la vida rural y el mar.

Las traineras son otra singularidad vasca. Son embarcaciones de banco fijo, y las más populares son aquellas cuya tripulación esta integrada por trece remeros y un patrón. Se celebran en las ciudades y pueblos de la costa en los meses de verano. Las Regatas de Traineras de La Concha son el acontecimiento del año y atraen a una enorme multitud de espectadores.

 

Las fiestas son otro signo de identidad de los vascos. En las tres capitales de la región se celebran en verano de manera consecutiva “La semana grande”. Entre los días 4 y 9 de Agosto Vitoria-Gasteiz celebra Las Fiestas de la Virgen Blanca. Tras 6 días de jolgorio, las fiestas llegan a su fin el día 9 de Agosto con la Subida de Celedón.

La “Aste Nagusia” de Bilbao es una cita ineludible para todos aquellos que quieran descubrir el espíritu festivo de la ciudad durante 10 días. Esta celebración se inicia el sábado siguiente a la festividad de Nuestra Señora de Begoña del 15 de agosto.

En San Sebastián también se celebra una Semana Grande veraniega, pero la fiesta más característica de la ciudad es la Tamborrada. Esta comienza el día 20 de Enero a las y durante 24 horas la ciudad es una fiesta de tambores y barriles. La alegría y buen humor se desborda por la ciudad, que festeja a su patrono.

En la ciudad de Irún se celebra el Alarde de San Marcial el 30 de Junio, fiesta donde se conmemoran las victorias de los locales en sus guerras contra los vecinos franceses. Los ciudadanos, uniformados y con boinas rojas, se organizan en compañías dirigidas por un general montado a caballo y descargan sus escopetas al aire.

La cocina vasca esta considerada como una de las de mayor prestigio internacional. Es célebre por su riqueza y variedad, destacando como platos típicos las cocochas de merluza, el marmitaco y otras recetas extraordinarias de pescados preparados a la brasa o en salsas de diversos tipos, como el “bacalao al pilpil,”, el “bacalao a la vizcaína”, los “chipirones en su tinta” o la “merluza en salsa verde”.

Para acompañar estas buenas sugerencias gastronómicas podemos degustar un vino de gran calidad, el de la Rioja Alavesa. Otras bebidas tradicionales de la región son la Sidra y el Chacolí. Al hablar de la gastronomía vasca no podemos dejar de citar también las Sociedades Gastronómicas, que se encuentran repartidas por todo el territorio. Sin ellas sería difícil explicar el arraigo popular de la cocina como cultura. En las Sociedades los hombres cocinan para sus amigos y familiares convirtiendo la gastronomía en la base de las relaciones sociales. El País Vasco tiene fama en todo el mundo por la calidad de su cocina tradicional, así como por la imaginación de su nueva cocina de vanguardia. En los años 70 y de la mano de un grupo de jóvenes cocineros deseosos de innovar y ampliar el recetario de la cocina tradicional surge lo que se denominada La Nueva Cocina Vasca, algunos de cuyos cocineros son auténticas estrellas.

 

Booking.com