Navarra es una región con una historia muy marcada y ocupa una privilegiada posición geográfica, al sur de la cordillera pirenaica en su lado más occidental. Fue un importante reino medieval ibérico surgido de la lucha contra los musulmanes, y en la Edad Moderna fue incorporado a la corona de Castilla, aunque conservó leyes propias.

 

Esta comunidad autónoma tiene una gran variedad de ecosistemas, desde los bosques de robledales y hayedos como el de Irati a las Bardenas Reales, con sus altos cerros pelados. Navarra puede dividirse en varias zonas: La montaña al norte, con el valle de Baztan como zona pirenaica más característica y las Sierras de Aralar y Urbasa al oeste, los valles surcados por desfiladeros como los de Arbayún en la zona media, y la Ribera del Ebro, al Sur, con la más llana y fértil Tierra Estella. Navarra posee, por otro lado, más de cincuenta espacios naturales, entre los que cabe destacar la Reserva Integral de Lizardoia y el Parque Natural de Señorío de Bértiz.

La historia de Navarra ha estado marcada por su situación fronteriza con Francia y su condición de reino separado de los grandes reinos medievales españoles. Fruto de esta historia es todo el patrimonio monumental que posee en sus diversos pueblos y ciudades; lugares tan evocadores como Roncesvalles, la amurallada Artajona, Estella u Olite, lugares históricos, como el palacio de Olite, el castillo de Javier, el monasterio de Leyre, Roncesvalles, la parte histórica de Estella y la Catedral y Casco Antiguo de Pamplona.

Otro hecho de trascendencia histórica fue el Camino de Santiago. La gran mayoría de los peregrinos eligen el llamado “Camino Francés”, que es el que va a Santiago desde la frontera francesa, y nace en la localidad navarra de Roncesvalles. Es la ruta más utilizada, la mejor señalizada y con el mayor número de refugios para el peregrino.

 

Navarra es una tierra que ofrece muchas actividades al visitante. El senderismo puede ser ampliamente practicado en esa comunidad autónoma ya que se han utilizado las antiguas rutas de trashumancia o los trazados de vías férreas obsoletas. Existen paseos acondicionados a lo largo y ancho de la Comunidad como las Cañadas Reales u otras vías verdes. Para quien desee ascender a cumbres más altas, se ofrecen excursiones guiadas a las montañas más destacadas del Pirineo la Mesa de los Tres Reyes.

Navarra también destaca por sus cuevas. Las dos más famosas se encuentran en las localidades fronterizas de Urdazubi-Urdax y Zugarramurdi. Las de Zugarramurdi se sitúan a las afueras del pueblo del mismo nombre y son famosas haber acogido los aquelarres de las brujas medievales, que acabaron en la hoguera en el siglo XVII en los procesos de la Inquisición. Actualmente las cuevas son escenario de fiestas paganas, coincidiendo con las fiestas patronales de agosto.

Pamplona es la capital autonómica y fue fundada por el general romano Pompeyo. La ciudad es mundialmente conocida por sus fiestas de San Fermín y sus encierros, inmortalizados por Hemingway. Los sanfermines son una larga semana que va desde el chupinazo desde el balcón consistorial el 6 de julio al mediodía hasta la nostalgia de la medianoche del 14, con el cántico del “Pobre de mí”.

 

La ciudad se transforma en una explosión de jolgorio con la llegada de miles de forasteros que multiplican sus habitantes. Los típicos trajes blancos con pañuelos rojos dan un bonito colorido que acompaña a la música y el espíritu de la fiesta de la calle. Los encierros son, sin duda, el plato fuerte de las ferias.

 

Otras fiestas regionales de gran interés son las Fiestas Medievales de Olite, que cada agosto se repiten en el marco ofrece el castillo y las calles de la localidad. En un ambiente medieval se pueden ver mercados de artesanos; actuaciones de juglares y malabaristas; desfiles medievales; torneos de caballeros y exhibiciones de halconeros y arqueros.

Los carnavales navarros, con sus típicos Zanpantzarrak, también tienen una tradición secular y poseen una gran riqueza etnográfica, principalmente los celebrados en el norte de Navarra. Los primeros domingos de marzo se celebran las Javieradas, fiestas de más reciente constitución en las que miles de navarros peregrinan hasta el castillo de Javier para venerar al Patrón de Navarra, San Francisco Javier.

La gastronomía de Navarra es muy variada y tiene como platos característicos los Chilindrones, las menestras, las alcachofas de Tudela, las ensaladas, las legumbres y los estofados de caza. El espárrago es uno de los productos emblemáticos de la Ribera del Ebro. Dado el clima mediterráneo templado de la zona y la extraordinaria calidad de los terrenos de cultivo, el Espárrago de Navarra ha sido distinguido con una Denominación de Origen por su excelencia.

El pacharán es una bebida espirituosa elaborada por el sistema tradicional de maceración de pacharanes (endrinas), frutos que transmiten a la bebida su característico color rojo, en alcohol etílico. Su fama ha traspasado fronteras y es una bebida exportada a todo el mundo.