La Comunidad de Madrid es un triángulo en el mismo centro de la Península Ibérica. La región uniprovincial acoge a la capital de España y surgió con la llegada de la democracia, separándola de las dos Castillas que la rodean.

Geográficamente, el sistema central montañoso ocupa la franja oeste de la región, componiendo el resto de la comunidad terrenos llanos que son cruzados por varios ríos y que tienen al Tajo como frontera natural. Todo el territorio regional se sitúa sobre una meseta enorme que ocupa todo el centro peninsular e influencia un clima con veranos calientes e inviernos fríos.

 

Madrid es una ciudad cosmopolita, famosa por su agitada vida que ofrece innumerables actividades por hacer. Dispone de más de 84.000 plazas de alojamiento por lo que su importancia turística está fuera de toda duda. Es un importante centro de negocios, sede de la Administración pública central del Estado y residencia habitual de los reyes de España.

Dispone de una impresionante monumentalidad, con un centro histórico muy característico que lleva el nombre de “Madrid de los Austrias”, y como no, una pinacoteca única, el Museo del Prado, que forma parte de un barrio museístico, El Paseo del Prado, que es un itinerario único en el mundo en una de las zonas emblemáticas de Madrid. Puede recorrerse gratamente a pie y en él que se concentran tres de los más importantes museos de España: el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Centro de Arte Reina Sofía.

El Museo del Prado es una de las pinacotecas más grandes del mundo, con más de 8.000 obras de, entre otros, Goya, Velásquez o Rubens. Muy cercano a éste están el Museo Thyssen Bornemisza, pinacoteca privada que cuenta con una importante colección que abarca desde el renacimiento alemán hasta el arte de finales del siglo XX, y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, con una importante colección de arte moderno y contemporáneo donde destaca el “Guernica” de Picasso.

Los Monumentos más destacados de la ciudad son el Palacio Real y la Plaza de Oriente, en la que también se encuentra ubicada la Catedral de la Almudena; la Puerta del Sol, centro comercial donde esta el Km. 0 de las carreteras españolas y muy cerca de ella la Plaza Mayor.

 

Los grandes pulmones de Madrid, lugares donde aparcar el estrés y relajarse, son La Casa de Campo, el parque del Retiro, el Juan Carlos I y la Dehesa de la Villa.

Aunque ya sólo por su oferta cultural merece la visita, Madrid es también una capital excepcionalmente viva, con una exuberante vida nocturna. Los pubs, cafés y discotecas están abiertos hasta altas horas de la madrugada. La noche madrileña es mundialmente conocida. Santa Bárbara, Glorieta de Bilbao, Alonso Martínez, Argüelles, Moncloa y Malasaña son algunas de las zonas donde disfrutar de la movida madrileña.

Otra opción es visitar el Rastro un domingo por la mañana. En el Rastro es un mercado en la calle muy pintoresco en donde se venden antigüedades y mercancía de segunda mano. Para el ocio familiar se pueden destacar los Parques temáticos, como el Parque Warner Bros. Otra opción es visitar el Rastro un domingo por la mañana. En el Rastro es un mercado en la calle muy pintoresco en donde se venden antigüedades y mercancía de segunda mano. Para el ocio familiar se pueden destacar los Parques temáticos, como el Parque Warner Bros.

Fuera de la gran ciudad existen otros destinos que llaman la atención del visitante. Alcalá de Henares, a 30 km. de Madrid es una antigua ciudad universitaria de gran tradición cultural que alcanzó su máximo esplendor en el Renacimiento. Su Universidad, de fachada plateresca, es una joya arquitectónica. A sus afueras se pueden visitar yacimientos prehistóricos, romanos y visigóticos.

Aranjuez ofrece al visitante un fantástico Palacio Real del siglo XVI-XVII. En su interior destacan por su belleza el “Salón de Porcelana” y el “Salón del Trono”. Chinchón es otro pintoresco pueblo medieval con calles empedradas en el que destaca su Plaza Mayor porticada, donde tienen lugar corridas de toros y representaciones teatrales.

En San Lorenzo del Escorial, a pocos kilómetros de la capital, se encuentra uno de los monasterios más conocidos del mundo. Esta gigantesca construcción fue erigida por orden de Felipe II para conmemorar el triunfo sobre el rey de Francia en la batalla de San Quintín y ser el panteón de los reyes. Su planta tiene forma de parrilla.

Diferentes fiestas locales y regionales salpican Madrid durante todo el año. El 2 de Mayo es la fiesta oficial de la Comunidad. En ella se conmemora la resistencia de la capital española a la llegada de los ejércitos napoleónicos franceses. Entre los actos celebrados destaca una importante feria taurina, que se llama “goyesca” porque los toreros visten ropas al estilo de principios del siglo XIX tal y como los pintó Goya en sus grabados y aguafuertes taurinos.

El 15 de Mayo es la fiesta del patrón de la ciudad, San Isidro. En Madrid hay una larga tradición con respecto a este santo, a quien le dedican verbenas, romerías y la mejor fiesta taurina del mundo. Es tradición comprar dulces locales en esta época, como barquillos, buñuelos y rosquillas.

Otra celebración a destacar es la que dura desde el 6 al 15 de agosto: la verbena de la Paloma, famosa por ser inmortalizada en una zarzuela. Es esta una fiesta de tradición muy local que recupera una de las figuras más típicas del folklore de Madrid: El chulo y la chulapa. Los hombres se visten con pantalón gris, chaleco y la gorra de medio lado y ellas lucen sus vestidos de volantes con un pañuelo sobre la cabeza.

La gastronomía madrileña ha recogido influencias de todos los inmigrantes de otras zonas de España que han llegado a sus tierras. Las recetas más comúnmente aceptadas como propiamente locales son el cocido madrileño, un potaje de garbanzos, así como los callos a la madrileña. Madrid también destaca por la calidad de sus pescados, ya que en sus mercados llegan diariamente los mejores productos del mar que son recogidos en las costas españolas.