Información general

Situada casi en el centro de la Comunidad Autónoma de Extremadura, Mérida es la tercera ciudad de Extremadura. Además es la capital de la región. Cuenta con más de 55.000 habitantes, llamados emeritenses. El clima es una mezcla entre mediterráneo y continental, es decir que los veranos son calurosos, con temperaturas de 40°C y inviernos fríos, con temperaturas que pueden bajar hasta bajo cero.
El sector de los servicios es la primera fuente de ingresos, junto con el turismo. Muchos turistas vienen a Mérida para visitar los restos romanos, como el teatro romano, que está bastante bien conservado.

Historia

La ciudad fue fundada en el año 25 a.C. El nombre que dieron los romanos a la ciudad fue Emérita Augusta, de la cual procede el nombre actual de Mérida. Fue fundada para crear un lugar para acoger a los soldados jubilados. Construcción de muchos edificios empezó, como el teatro, el anfiteatro, el circo, templos, puentes y acueductos. Mérida era un centro jurídico, económico, militar y cultural muy importante, tanto durante el reino romano como después de la caída del Imperio. Todavía se están descubriendo nuevas ruinas y restos romanos en toda la ciudad.
Tras la caída del imperio, la ciudad sufrió de varias incursiones y fue tomada por los visigodos, que convirtieron la ciudad en la capital de su reino en los siglos VI y VII. Posteriormente, pasó un siglo bajo dominio del reino cristiano hasta 713 cuando el líder de los árabes Muza conquistó la ciudad y reinaron los musulmanes hasta la llegada del rey Alfonso IX, que reconquistó la ciudad en 1230.
La ciudad se recuperó durante el reinado de los Reyes Católicos y pudo crecer. Pero fueron los franceses los causantes de una nueva decadencia cuando la invadieron en el siglo XIX. La ciudad sufrió con el dominio francés pero después de la salida de las tropas francesas se volvió a recuperar. Una cosa que siempre ayudó a la recuperación fue la llegada de muchos arqueólogos en buscar ruinas de antiguas civilizaciones. Por eso la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.
Pero no solo encontramos antiguos monumentos en Mérida, la ciudad también dispone de varios edificios del siglo XX que merecen la pena, como la Ciudad Deportiva, el Palacio de Congresos, la Biblioteca Nacional y el Puente Lusitania (de Santiago Calatrava). Ahora están construyendo un complejo enorme: el Complejo Cultural de Ocio Hernán Cortés, en el que encontraremos museos, auditorios, un centro comercial, cines, hoteles y aparcamientos. En relación con las infraestructuras es importante destacar que en 2010 la ciudad estará conectada por la red de AVE que va desde Madrid hasta Lisboa. Mérida será una parada y por eso están construyendo una estación nueva fuera del centro que podrá facilitar las llegadas y salidas del AVE.
Así la ciudad une lo antiguo con lo nuevo y seguirá desarrollándose en los años venideros.

 

Monumentos de Mérida

El teatro romano

El teatro fue construido en 15 a.C. y tenía una capacidad para más de 6.000 personas. Está dividida en tres partes, una para todas las clases sociales de la época. El escenario tiene una longitud de 60 metros y una anchura de 7 metros y originalmente estaba cubierto de madera. La entrada al teatro se compone de dos hileras de columnas que alcanzan unos 18 metros de altura, entre ellas están situadas esculturas romanas que sirven como elemento decorativo. Detrás del escenario estaban las dependencias que utilizaban los actores. La mayoría de las estructuras se han derrumbado pero las hileras y las tribunas se conservan en buen estado.

El anfiteatro romano

El anfiteatro tenía una capacidad para 15.000 personas y fue inaugurado en el año 8 a.C. Está construido de hormigón, mampostería y piedra granítica. Cuenta con 16 puertas y 2 tribunas. En la arena central se desarrollaban las luchas entre los gladiadores o entre gladiadores y fieras. Dos galerías permitían el acceso a las tribunas. En las galerías también podemos encontrar habitaciones, que estaban destinadas probablemente  para el uso de los gladiadores. En el centro de la arena hay un foso en que se ponían los materiales escénicos y las jaulas. Como en el teatro las tribunas estaban divididas en tres partes, una para cada clase social. Lo que se puede ver bien hoy en día son las tribunas y las galerías.

El Templo de Diana

Este templo en realidad está destinado al culto Imperial. Fue realizado a finales del siglo I a.C. Es uno de los pocos edificios romanos que se conservan bien, gracias a las obras de restauración, de las que se ha aprovechado mucho, cuando el Palacio del Conde de los Corbos fue construido en el siglo XVI. Consta de una planta rectangular rodeada por columnas de granito que originalmente fueron pintadas de rojo. Descubrimientos arqueológicos han indicado la importancia religiosa del templo y es por eso por lo que este templo está bien conservado.