Información general

Huelva es la provincia más occidental de Andalucía y su capital lleva el mismo nombre. Dos ríos confluyen cerca de la ciudad: el Tinto y el Odiel. Las industrias más importantes de Huelva son la química y la pesquera, la primera está bien para el empleo aunque tiene un fuerte impacto  medioambiental. La flota pesquera de Huelva es bastante grande y pesca las mejores gambas de la región.
En invierno no hace mucho frío en Huelva y, debido a la brisa marina, los veranos son suaves.
La ciudad cuenta con más de 145.000 habitantes, llamados Onubenses, de los que Alonso Sánchez de Huelva, José Luís Gómez y Eugenio Hermoso son los más famosos.
Las Fiestas Colombinas son las fiestas más conocidas de Huelva, que celebran la partida de Colón hacia América el 3 de agosto.

 

Historia

Fundada en el año 1000 a.C., la ciudad prosperó bajo el reinado de los Visigodos, pero se vieron obligados a refugiarse en la vecina Niebla después de la llegada de los árabes, y finalmente fueron derrotados. La ciudad era un centro de ciencia e ingeniería, tanto para los árabes como para los cristianos. Los árabes llamaron a la ciudad Welba, que más tarde se transformó en la palabra española Huelva. Con el descubrimiento de América aumentó la importancia de Huelva, principalmente porque la famosa expedición partió de Palos de la Frontera, un pueblo cercano. También los patrones de la expedición de Colón salieron de Huelva. Desde este período se pueden visitar varios monumentos. En 1823 los antiguos reinos de España se dividieron en regiones y la provincia de Huelva comenzó a existir. En 1873 la ciudad vendió el derecho de minar las minas cercanas a los ingleses y modernizaron la ciudad y sus alrededores. Se construyó un ferrocarril y se mejoró el puerto para facilitar la carga y descarga de minerales. Se produjo un gran crecimiento demográfico cuando las personas que querían trabajar en la zona de la industria química, que fue construida bajo el régimen franquista, comenzaron a llegar a la ciudad. El actual puerto de Huelva fue construido durante las décadas de 1960 y 1970 y reemplazó las instalaciones que existían antes. Esto, y más inversiones en la industria causaron una duplicación de la población dentro de 40 años.

Monumentos y museos de Huelva

Catedral de la Merced

Originalmente usada como capilla por el Convento de la Merced. Fue fundada en 1605. Quien la diseñó, todavía no está claro pero sus obras más importantes finalizaron bajo la dirección de Pedro Gómez Utebami. El templo es una mezcla de los estilos renacentista y barroco. Tras del terremoto de Lisboa de 1755 fue totalmente destruido el edificio y fue necesario reconstruirlo por completo. Bajo Pedro de Silva empezaron de nuevo las obras a finales del siglo XVIII y duraron hasta el siglo XIX. La catedral fue construida de ladrillo revocado. La fachada sirvió como ejemplo para otras iglesias de la provincia, y también para iglesias en Latinoamérica. Dentro podemos encontrar las estatuas de Cristo de Jerusalén y la virgen de la Cinta, la patrona de la ciudad.

 

La Casa de Colón

Este edificio consta de cuatro pabellones de estilo modernista y fue construido en 1881 y fue inaugurado en 1883 como Gran Hotel Colón. En un pabellón está establecido el Palacio de Congresos, el cual se usa para reuniones, congresos y entre otras cosas. El pabellón de Levante contiene una biblioteca y el archivo municipal. Los otros dos pabellones también se usan para reuniones y congresos. En el jardín encontramos la fuente de los tritones.

El Monasterio de la Rábida

Este monasterio franciscano fue construido en los siglos XIV y XV. En el claustro encontramos varios objetos que conmemoran el descubrimiento de América. Este también fue afectado por el terremoto de Lisboa en 1755 y necesitó varias modificaciones. Durante la época de los fenicios hubo un altar dedicado al dios Baal. Los romanos pusieron en el mismo sitio un altar para su diosa Proserpina. Los árabes fundaron un pequeño monasterio en la colina y en el siglo XIII fue conquistado por los Caballeros Templarios. A partir del siglo XV fue un convento franciscano, es decir, Francisco de Asís fue el fundador del convento. Tras la guerra de la independencia el monasterio fue casi totalmente arruinado y en 1855 comenzaron las obras de restauración. El hecho más famoso del monasterio es que Cristóbal Colón vivió en él años antes de sus viajes y contaba con el apoyo de los monjes que lo habitaban.