El Principado de Asturias es una pequeña región del norte de España rodeada de montañas que miran al mar Cantábrico. Disfruta de un clima oceánico, con abundantes precipitaciones por lo que su paisaje está siempre verde. Los Picos de Europa, el Parque Nacional de Covadonga o el de Somiedo son algunos de los lugares de visita ineludible para admirar el paisaje y la naturaleza de esta cordillera.

Geográficamente, Asturias es lugar de paso del Camino de Santiago que se utilizaba en la época medieval por la costa cantábrica, distinto al camino francés, por lo que las localidades por las que éste pasa jalonan la ruta con innumerables monumentos, muchos joyas importantísimos del románico. Asturias marca también el inicio de la Ruta de la Plata, que ya en tiempos romanos llevaba desde Astorga a Mérida en dirección sur.

 

Al ser un territorio aislado por las montañas, los valles asturianos han sido refugio de creencias populares que han resistido el paso del tiempo, por lo que cada comarca mitos peculiares. Los cantos y bailes de Asturias son muestra de un folclore muy original, celebrándose, durante el verano numerosas fiestas. En algunos pueblos el inicio festivo del verano se celebra el día de San Pedro con el alzamiento de un arbolón, árbol de considerable altura que suele ser cortado y trasladado al lugar de la fiesta por los jóvenes del pueblo.

 

La fiesta de las piraguas es la fiesta más importante de Asturias. Inicialmente, en 1930, era una excursión fluvial en la que varios amigos y conocidos de la zona querían disfrutar del río Sella. Esta experiencia tuvo tanto éxito que ya en 1946, desde el tren fluvial que llevaba ya quince vagones, se pudieron contar hasta 285 coches y más de 20 autocares que seguían el descenso de las piraguas. Hoy son miles las personas las que el primer Sábado de agosto celebran el Descenso Internacional del Sella, un gran acontecimiento lúdico-festivo en el que los piragüistas recorren 20 Km. a remo el tramo del Río Sella comprendido entre los Puente de Arriondas y el Puente de Ribadesella.

Las escalada al Naranco de Bulmes, el senderismo (La ruta de montaña del Cares es una de las más famosas y realizadas en toda Europa y se realiza desde Poncebos hasta Caín), la espeleología o la pesca en río (existen cotos especializados en el salmón, el reo o la trucha) son otras de las múltiples actividades que el visitante puede realizar en esta bella región.

Asturias cuenta con el complemento de un magnífico patrimonio artístico. La prehistoria ha legado las cuevas del Buxu o Candamo. Destaca una arquitectura, pintura y orfebrería autóctona pre-románica, con monumentos como Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo en Oviedo o la Cruz de la Victoria, símbolo de la región recogida en su bandera. La dominación romana dejó en estas tierras las murallas y termas de Gijón o las explotaciones de oro de Allande, Tineo y Tapia. El arte románico es el más representado en toda la región ya que Asturias fue el único reino que no fue conquistado por los árabes en el siglo VIII y por ello esta zona tuvo gran importancia para la posterior reconquista cristiana. Posteriormente las rutas jacobeas que llegaban desde toda Europa también tuvieron su lugar de paso por Asturias, dejando monumentos religiosos como el monasterio de San Pedro de Villanueva y Santa María del Junco en Ribadesella. La catedral de Oviedo es un mudo testigo de la llegada del estilo Gótico a la región; y los siglos posteriores aportaron una multitud de palacios, claustros renacentistas; fachadas neoclásicas o edificios modernistas que resaltan todo un proceso histórico en constante evolución.

 

También el arte popular está presente en esta comunidad autónoma que guarda celosamente sus tradiciones más ancestrales. La artesanía del barro tiene una muestra palpable en la cerámica de Faro.

La gastronomía es un elemento fundamental de la idiosincrasia de esta región Asturias dispone de una rica variedad de productos como los potes, las carnes rojas de vaca y buey, truchas, salmones, mariscos, besugo a la espalda, lubina al horno, son algunos de los platos que los innumerables restaurantes de la zona ofrecen para degustar al visitante.

 

La leche hace de Asturias una de las más variadas productoras europeas de quesos artesanales, el de Cabrales es el más famoso, además de ser un ingrediente fundamental en un postre muy popular, el arroz con leche. El plato más conocido de Asturias en toda España es la fabada, cocido hecho con fabes, un tipo de alubia, acompañadas por chorizo, morcilla, lacón, y tocino.

La bebida por excelencia es la sidra, una bebida ancestral elaborada a partir de la manzana y vinculada a la vida, cultura y ocio en Asturias. La localidad de Nava es una de las capitales de la sidra y celebra una fiesta anual en la que no faltan los profesionales que promocionan y comercializan esta bebida con exposiciones que muestran las innovaciones tecnológicas del sector. Los Grupos de Gaitas, instrumento típico de la región, no faltan a la fiesta y los concursos de escanciadores no pueden faltar a la cita.

 

escanciando sidra