Información general

La capital de la provincia con el mismo nombre cuenta con más de 237.000 habitantes. Esta situada a los pies de la Sierra Nevada, a una altitud de 700 metros sobre el nivel del mar. La ciudad tiene un clima mediterráneo continental, es decir frío en el invierno y caliente en el verano, con máximas de más de 35°.
Algunas personas famosas que nacieron en Granada son Federico García Lorca, Fray Luis de Granada y Rafael Guillén.
Los habitantes de Granada se llaman granadinos/as.

 

Historia

La ciudad ha estado poblada desde el tiempo de los Íberos y fue conquistada por los romanos en 193 a.C. Como la tendencia general en toda la España de está época, llegaron los Visigodos, quienes, en su vez, fueron conquistados por los árabes en 713. La ciudad fue un importante centro urbano de Al-Ándalus  (el nombre árabe de Andalucía). Durante la ocupación árabe tuvieron lugar varias guerras civiles por alcanzar el trono. En 1013 llegó la dinastía de los Ziríes, que fundaron el Reino de Granada, pero la guerra por alcanzar el poder en Córdoba continuó. Una batalla importante que tuvo lugar el 16 de julio de 1212 fue la batalla de las Navas de Tolosa. El resultado de esta batalla fue anarquía, hasta que en el año 1232 la ciudad fue conquistada por Almahar el Rojo, que fundó la dinastía Nazarí. De esta dinastía vinieron 20 sultanes granadinos.
Granada se convirtió en una ciudad muy prospera, es decir que fue una de las más prosperas de toda Europa, contando con 50.000 habitantes en el siglo XV. Durante el reinado de Alhamar se construyó la Alhambra, aunque la alhambra que conocemos ahora fue construida en el siglo XVII y es uno de los edificios más característicos de la ciudad. El barrio de Albaicín era famoso por sus artesanos y la nobleza que vivía allí. En 1505 la Real Chancillería de Ciudad Real se traslada a Granada para establecer una presencia de la Corona de Castilla al sur del río Tajo. Así empezó una nueva época bajo reino Cristiano y la ciudad se convirtió en un bastión barroco y contra-reformista. Poco a poco la ciudad pasaría a ser una ciudad moderna con el desarrollo industrial y urbanístico. Esto trajo como consecuencia la construcción de la parte funcional y fea de la ciudad, con edificios altos de hormigón en los que viven el 70% de los granadinos.

Monumentos de Granada

La Alhambra

La Alhambra fue de origen una medina, es decir una pequeña ciudad amurallada dentro de otra ciudad. La Alhambra podía funcionar con autonomía y estaba provista de todos los servicios propios para vivir allí: mezquitas, escuelas, tiendas, talleres, etc.  El primer núcleo del palacio fue construido por orden del sultán Ben-Al-Hamar y luego fue fortificado por su hijo Mohamed II. Después de la reconquista en 1492 la Alhambra fue el palacio de los reyes castellanos.
Dos puertas te dan acceso al recinto: la Puerta de las Granadas y la Cuesta de los Chinos. El camino central que sube por la Puerta de las Granadas se usa para el transporte público. En la Alhambra hay varios palacios, que son del primer tercio del siglo XIV y algunos puntos de visita obligatoria son: la Torre de Comares, el Palacio de los Leones, la Sala de los Reyes, el Palacio de Carlos V y la Torre de las Infantas.

El Generalife

El Generalife es una villa con jardines que fue utilizada por los sultanes de Granada para descansar. Fue construido durante los siglos XII y XIV. Está formado por un conjunto de edificios, patios y jardines, lo que lo convierte uno de los mayores atractivos de la ciudad. Si entramos por los Jardines Nuevos disfrutamos de los diseños de Francisco Prieto Moreno, quien ha creado este jardín que como muchos, es considerado parte inseparable de los palacios. Si pasamos los jardines entramos en El Patio de la Acequia, el patio más bonito del Generalife. Otro patio importante es el Patio del Ciprés de la Sultana, que tiene un papel importante en las leyendas y misterios de la tradición granadina. Si tomamos las escaleras nos encontramos en los Jardines Altos del Palacio con su famoso Escalera del Agua.

La Catedral

La catedral de Granada fue la primera catedral de estilo renacentista en España y según muchos, la mejor también. Diego de Siloé fue el arquitecto responsable y tenía grandes ideas para la catedral, pero por razones económicas entre otros no pudieron realizarse todas. En 1667 el arquitecto Alonso Cano intentó crear una nueva fachada, de estilo barroco. También se continuó con los planos de Siloé, pero de sus dos altas torres solo realizaron una de 57 metros de altura. La catedral tiene cinco naves en lugar de tres, que era más habitual en esta época. No es la catedral que había previsto Diego de Siloé, no obstante, es una catedral magnífica.

Barrio Albaicín

El Barrio Albaicín fue poblado desde la época ibera y era también un poblado romano. En la época zirí fue rodeado por murallas. Aun se puede ver evidencia de la época Nazarí: las calles estrechas que forman una intricada red desde la parte alta hasta el río Darro. Viviendas tradicionales en este barrio se llaman “Carmen”, una vivienda extendida rodeada por un alto muro que la separa de la calle. Como era rodeada por murallas, agua potable entró en la ciudad a través de aljibes, de que algunos siguen estando en uso. Igual que la Alhambra, el Albaicín fue declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Booking.com