Burgos fue fundado en el 884 y la herencia histórica es evidente para el visitante. Es una ciudad monumental, amable por su ambiente típico medieval del norte de Castilla. La catedral gótica domina la vista pero hay más monumentos muy importantes como la Cartuja de Miraflores y el Monasterio de Las Huelgas. En general la ciudad es tranquila y limpia y después de tu visita turística o un paseo por los parques quizás quisieras tastar la exquisita cocina de Burgos. También hace falta visitar los alrededores de la ciudad, donde encontrarás muchos pueblos de excepcional valor histórico y artístico.